Cáñamo canadiense

Una fibra maravillosa de la naturaleza.

Imagínate un solo producto tan versátil que sea capaz de transformarse en textiles, prendas de vestir, cosméticos, jabón, cerveza, fibra industrial, materiales de construcción y papel. Mejor aún, imagínate uno que sea capaz de producir esa gama completa de artículos sin utilizar sustancias químicas peligrosas. Bien, el producto ya existe. Es la planta de cáñamo o, como se le denomina frecuentemente, el cáñamo industrial.

Los pueblos han estado utilizando el cáñamo desde hace ya mucho tiempo; se ha encontrado la huella de sus fibras en objetos de alfarería chinos que datan de hace 10,000 años. Durante los siglos XVIII y XIX, en Canadá se cultivaba extensamente el cáñamo para la fabricación de cordeles, lonas, prendas de vestir, y para muchos otros fines, pero en 1938, se convirtió en un cultivo ilícito. Sin embargo, en 1998, se legalizó en Canadá el cáñamo industrial con fines de investigación y comerciales. El potencial que ofrece el mercado mundial del cáñamo que ha vuelto a surgir recientemente, ha suscitado gran interés entre los agricultores canadienses.

De la fibra al alimento.

La industria canadiense del cáñamo está siendo pionera en el desarrollo de alimentos a base de cáñamo.

Entre los productos alimenticios derivados de la semilla de cáñamo se encuentran harinas, barras nutricionales, pastas, galletas, leche sin lactosa y hasta helados. Para los consumidores que cuidan su salud, las semillas de cáñamo ocupan el segundo lugar después de la soya en términos de aporte completo de proteínas. Además, las semillas se pueden moler para obtener un aceite nutritivo que contiene ácidos grasos esenciales (AGE), tanto omega 3 como omega 6. Las propiedades emolientes del aceite de semilla de cáñamo también lo convierten en un ingrediente ideal en la elaboración de productos para el cuidado de la piel, tanto para untar en el cuerpo como para enjuagar, tales como lociones y cremas.

Al otro lado del espectro, en el sector industrial, los fabricantes de automóviles están usando las fibras de cáñamo para fabricar paneles estructurales más resistentes, más livianos y menos costosos.

En la industria papelera, el cáñamo puede ser una mejor alternativa que la madera, en términos del medio ambiente, debido a que la planta madura en un plazo de tres a cuatro meses y es capaz de rendir cuatro veces la cantidad de papel que un terreno plantado de árboles de igual tamaño.

Limpieza y seguridad.

El cáñamo industrial crece en tierra húmeda, pero no le gusta el agua estancada. Esto lo convierte en un cultivo excelente para las tierras limpias de las praderas canadienses, de modo que gran parte de nuestro cáñamo es cultivado en Manitoba, Saskatchewan y Alberta.

No afecta al medio ambiente porque no necesita herbicidas; de hecho, gran parte del cáñamo canadiense es certificado como producto orgánico.

Todas las variedades comerciales de cáñamo que se cultivan en Canadá son estrictamente reguladas y supervisadas por el gobierno federal, a fin de mantener y asegurar la identidad genética, y controlar sus niveles de tetrahidrocannabinol THC, (el ingrediente activo de la mariguana). Por lo tanto, aun cuando el cáñamo y la mariguana pertenecen a la misma especie, el cáñamo industrial contiene sólo pequeñas cantidades de THC, y los productos que se fabrican a partir del cáñamo industrial no tienen efectos psicoactivos de ningún tipo cuando se consumen.

Experimenta la diferencia canadiense.

Desde alimentos únicos y nutritivos hasta prendas de vestir que no dañan el medio ambiente, la industria canadiense del cáñamo tiene algo que ofrecer prácticamente a todos.

Alimentos Funcionales
Alimentos Orgánicos
Alimentos Procesados
Bebidas
Carne
Frutas y Vegetales
Granos y Oleaginosas
Leguminosas
Miel de Maple
Pescados y Mariscos

¿Sabías qué?

Se considera que los productos de carne de res canadienses se encuentran entre los más salubres del mundo.

Receta de:

Pastelitos de queso y cangrejo de las nieves canadiense