Vino

La opción saludable.

Desde Merlots generosos y aterciopelados, hasta Rieslings bien definidos y elegantes, los vinos canadienses están acaparando la atención de todo el mundo. Muchos de nuestros vinos pueden permanecer durante años en las bodegas, hasta desarrollar los tonos más sutiles de las frutas, las flores y las especias, mientras que otros pueden servirse en una copa, al poco tiempo de haber sido embotellados. Sin embargo, no importa cuál sea la ocasión, desde una fiesta de fin de año, hasta una cena maravillosa en el hogar, las bodegas canadienses producen vinos de calidad que pueden engalanar cualquier mesa.

Acabados perfectos.

Casi todas las uvas de las bodegas canadienses son cultivadas en el sur de la Colombia Británica y de Ontario, donde los veranos bañados de sol le dejan su lugar a la lánguida calidez del otoño. Al igual que las frescas regiones vinícolas de Nueva Zelanda, Alemania y partes de Francia e Italia, estas regiones canadienses poseen un clima ideal para la maduración lenta de las uvas; esta maduración tranquila asegura un equilibrio justo entre la acidez y el dulzor en el resultado final. Un pequeño, pero creciente número de bodegas operan en Quebec y Nueva Escocia, aunque éstas representan apenas un porcentaje pequeño del total de la producción.

Para la hora del postre.

Los vinos de hielo probablemente son los vinos canadienses más conocidos. Su dulzura única y exquisita los ha convertido en líderes entre los vinos dulces del mundo entero. Estos vinos constituyen la punta de lanza de la industria vinícola canadiense y su producción se encuentra cuidadosamente regulada, para asegurar su calidad. Las temperaturas deben descender al menos hasta 8°C bajo cero, cuando las concentraciones de azúcar se encuentran en su máximo nivel, momento en el que las uvas pueden ser cosechadas a mano y presionadas, mientras aún están congeladas. El resultado de este proceso es un vino de una suavidad y una generosidad espectaculares y, debido a que su producción es limitada, su precio suele ser más elevado. De hecho, los vinos de hielo canadienses han ganado los premios más importantes, en muchas de las ferias internacionales de vino más prestigiosas, incluyendo Vinexpo y VinItalia.

Calidad de las cosechas.

Las cosechas canadienses han gozado de un éxito creciente, tanto en Canadá, como en el extranjero; de hecho, la producción de vino canadiense continúa aumentando. Nuestras uvas de alta calidad y las excelentes condiciones de crecimiento, junto con nuestras inversiones en bodegas de clase mundial y nuevas variedades, han contribuido enormemente a este éxito. Igualmente importante para obtener la confianza del comprador es el hecho de que, en Ontario y la Columbia Británica, la calidad de nuestros vinos está regulada por la Alianza de Vinicultores para la Calidad (VQA, por sus siglas en inglés), un sistema regulatorio y de denominación de origen, similar a la AOC francesa, la DOC italiana y la QmP alemana (Quebec y Nueva Escocia cuenta con sus propios sistemas regulatorios y no utilizan las siglas VQA).

Prueba la diferencia canadiense.

Canadá produce vinos para cada gusto y ocasión, los cuales atraen a los paladares más exquisitos.