Vino de hielo

Néctar invernal.

El vino de hielo canadiense es un vino dulce de postre, conocido por la riqueza de su sabor y su inigualable suavidad. Si bien el vino de hielo se produce también en Alemania, Austria y los Estados Unidos, Canadá es la única región vinícola del mundo con un clima tan frío que sus vinicultores pueden garantizar la producción durante todo el año, de este producto tan demandado.

El vino de hielo se elabora con uvas congeladas naturalmente en la vid, un proceso que produce un espeso líquido dorado, con azúcares y sabores naturales, altamente concentrados. Los vinos obtenidos son de una magnífica calidad, con sutiles bouquets de duraznos, chabacanos, frutas tropicales, miel, toffee, caramelo, maple y nueces, dependiendo de la variedad de uva utilizada para hacer el vino de hielo. La gama de variedades de uva está ampliándose continuamente a medida que los productores han empezado a utilizar las uvas de vino tinto como Cabernet Franc en lugar de las uvas Vidal y Riesling, que han sido la base tradicional del vino de hielo. El vino de hielo también se incorpora a vinos espumosos y a productos alcohólicos o licores, ampliando aún más la gama de productos de vino de hielo.

La mayoría de los vinos de hielo canadienses de la Vinters Quality Alliance (VQA) (Alianza de Calidad de Vinicultores) proceden de Ontario, y en segundo lugar de British Columbia. Quebec y Nova Scotia producen vinos de hielo en menores cantidades.

Una laboriosa cosecha.

Los vinos de hielo canadienses alcanzan precios elevados debido a que su fabricación es cara y arriesgada. El proceso empieza cuando el productor deja una parte determinada del viñedo sin cosechar y espera a que llegue el helado frío de Canadá. A medida que las temperaturas bajan durante el otoño y el invierno, el vinicultor vigila cuidadosamente, mientras las uvas resisten los peligros naturales del viento, la putrefacción, el granizo, el aguanieve y la depredación de aves hambrientas.

Si todo va bien, y las temperaturas de los viñedos llegan a -8°C o menos, la cosecha puede empezar. Las cosechas del vino de hielo con frecuencia empiezan por la noches para que las uvas puedan ser recogidas y llevadas a las instalaciones de procesamiento antes de que aumente la temperatura durante el día. Las uvas deben procesarse cuando todavía están congeladas. La mayor parte de la cosecha de las uvas del vino de hielo, especialmente la de los pequeños productores, se recoge también a mano: ¡una tarea desafiante bajo heladas temperaturas!

Los viñedos de producción de uvas para hacer vino de hielo son muy pequeños, comparados con los de la cosecha de uva para vino de mesa. Tres o más kilogramos de uvas producirán sólo una botella terminada de 375 ml de vino de hielo, mientras que el mismo peso de fruta, cosechada normalmente, dará hasta diez veces más cantidad de vino de mesa. Sin embargo, los resultados bien valen la pena. Después de reposar varios días, este néctar dorado se añeja por varios meses, permitiendo que el jugo se transforme en un vino de hielo canadiense intensamente dulce, con mucho sabor y perfectamente equilibrado. Este vino es un excelente complemento para postres como pasteles de frutas y tartas de queso, o para entradas como foie gras y paté. Y, por supuesto, es excelente cuando se disfruta solo.

Calidad garantizada.

La excelente calidad de los vinos de hielo canadienses está garantizada debido a las normas rigurosas que siguen los productores. Las autoridades reguladoras de la VQA también observan muy de cerca la producción del vino de hielo. Cada cosecha se controla cuidadosamente para asegurar que el vino de hielo proceda de uvas aprobadas, cultivadas dentro de un área determinada del viñedo, y que las uvas se recolecten y se prensen a la temperatura requerida de -8°C o a una temperatura inferior. Los niveles promedios de azúcar natural del jugo deben cumplir criterios estrictos y tanto el alcohol como el azúcar residual del vino acabado deben provenir exclusivamente del azúcar natural de las uvas.

Este enfoque riguroso y una meticulosa atención aseguran que los vinos de hielo canadienses sean auténticos y de la más alta calidad. Como prueba adicional de calidad, los vinos de hielo canadienses siguen recibiendo los premios más importantes en las ferias internacionales de vino más prestigiosas del mundo, incluyendo Vinexpo y VinItaly.

Experimenta la diferencia canadiense.

Los vinos de hielo de Canadá satisfacen los paladares más exigentes y alcanzan precios elevados en todo el mundo.

 

 

Alimentos Funcionales
Alimentos Orgánicos
Alimentos Procesados
Bebidas
Carne
Frutas y Vegetales
Granos y Oleaginosas
Leguminosas
Miel de Maple
Pescados y Mariscos

¿Sabías qué?

Se considera que los productos de carne de res canadienses se encuentran entre los más salubres del mundo.

Sitio web del Gobierno

Sitio web de la Industria