Las otras proteínas canadienses

Para los amantes de la buena comida, una de las mayores ventajas del Tratado de Libre Comercio entre México y Canadá ha sido la posibilidad de intercambiar productos que enriquecen las opciones para fusionar las cocinas de ambos países.

Aparte de la excelente carne de res, cerdo, pescados y mariscos, llegan también a nuestro país otras suculentas carnes ricas en proteínas.

Carne sana e inocua

La raza de patos de Pekín blanco se cría en Canadá desde principios del siglo XX para satisfacer la demanda de un producto carnoso y rico en jugo. Desde entonces, las granjas dedicadas a la producción de carne de pato tienen instalaciones óptimas para el mejor desarrollo de sus aves.

De una alimentación sana a base de maíz, trigo y soya y del respeto a la calidad de vida de los animales, depende el crecimiento adecuado y las propiedades de las piezas obtenidas.

Criar con las mejores condiciones de higiene y buen trato es la premisa de los productores avícolas canadienses que exportan a México.

Carne de pato, un jugoso placer

Patos enteros y medios patos cubiertos de miel de maple; patos enteros rostizados con finas hierbas; piernas, muslos y pechugas o magrets se pueden obtener por parte de distribuidores que surten a restaurantes y hogares.

Preparaciones al horno, a la plancha, salteados o rostizados, sacan el mejor provecho de esta jugosa carne, que cocinada debidamente, pierde hasta un 70% de su grasa natural (cuando se elimina la piel), dando como resultado platillos ricos en hierro. La raza Pekín blanco, criada en granjas canadienses, contiene niveles muy bajos de calorías.

Comprueba la diferencia canadiense

Consumir carne de patos canadienses es una excelente opción para variar y enriquecer su cocina.

Tomado como referencia del libro Sabores de Canadá en México. Más información en: ¿Por qué comprar productos canadienses?